skip to content

Cookies en la web de la UE

Usamos cookies para ofrecer una experiencia óptima. Seguirá recibiendo cookies si no cambia su configuración. Puede controlar y suprimir cookies siempre que lo desee.

Continuar
 
 
 
14/12/2016

Madrid: "Europa 2046. El futuro de un sueño"

Cincuenta autores reflexionan sobre el futuro de España en Europa durante los próximos 30 años. La gestión de la inmigración, el Brexit y posible auge de los populismos o la recuperación económica emergen como retos clave para la UE

Europa 2046Europa 2046 - El futuro de un sueño
Europa 2046, el futuro de un sueño
 
 
Fotos del acto

2016 toca a su fin y la Oficina del Parlamento Europeo en España ha decidido clausurar el 30 aniversario de la adhesión de España a la Unión Europea con la publicación de un ambicioso libro coral, donde más de 50 autores aportan elementos de debate para entender la evolución de Europa en las próximas tres décadas y el papel que España podría jugar en las diferentes políticas de la UE.

Con este objetivo nace ‘Europa 2046. El futuro de un sueño’, una obra conmemorativa que huye de lo políticamente correcto para adentrarse en un debate franco sobre los actuales retos de la Unión Europea y sus posibles soluciones. Los datos, análisis y reflexiones en torno a las diferentes políticas comunitarias y sus perspectivas de futuro aportan un enorme valor añadido que la Oficina del Parlamento Europeo en España aprovechará para promover conferencias y debates sobre el futuro de la UE en universidades y foros de varias Comunidades Autónomas en 2017. El libro estará además pronto disponible en formato electrónico y con acceso gratuito a través de internet.

Los diferentes autores del libro –entre los que figuran el actual Presidente del Parlamento Europeo y los tres ex presidentes de la Institución, representantes de la CE, numerosos eurodiputados, académicos de varias generaciones y figuras relevantes del periodismo español- coinciden en señalar que vivimos momentos delicados de la historia de nuestro continente, y que las recetas que apliquemos para gestionar los actuales flujos migratorios, la recuperación económica y del ‘Estado del bienestar’, la salida del Reino Unido y el auge de algunos movimientos populistas determinarán el éxito o fracaso del proyecto europeo.

Contacto de prensa en Madrid

María ANDRÉS

(+34) 91 436 4766

(+34) 669 409 045

maria.andres@europarl.europa.eu

Reseña del libro

“Europa 2046. El futuro de un sueño”

Más de 50 visiones sobre los retos inmediatos de la UE, las claves, las amenazas y el papel de España en la Europa del futuro

Como broche de lujo para clausurar las actividades de conmemoración del 30 aniversario de la adhesión de España a la Unión Europea, la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid presenta “Europa 2046. El futuro de un sueño”, una obra diversa y coral, que nació con la esperanza de generar un debate sobre el futuro del proyecto europeo, analizando sus virtudes y defectos, identificando los retos y problemas a los que hará frente la Unión y proponiendo posibles soluciones y alternativas que sirvan de revulsivo para un diálogo fructífero entre todos.

Más de 50 artículos en los que políticos relevantes, académicos, periodistas, funcionarios europeos, jóvenes y viñetistas miran hacia el futuro y también hacia el pasado para, con la perspectiva de todo lo conseguido hasta ahora, intentar contestar a la pregunta de cómo será la Unión Europea dentro de 30 años, cómo la sentiremos los españoles, o qué papel jugará España en esa Europa de 2046.

“Europa 2046. El futuro de un sueño” surge de la necesidad de reflexionar sobre los riesgos que amenazan el proyecto común y que nos obligan a redefinir ese sueño llamado Europa y buscar entre todos una nueva narrativa que nos anime a seguir caminando en la dirección correcta. Un libro que además quiere explorar y analizar el potencial de liderazgo que puede tener España en este proceso irreversible de reformas que debe emprender la Unión si quiere mantener su papel como referente mundial.

Prologado por el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y del vicepresidente español, Ramón Luis Valcárcel, el libro se adentra de lleno, sin paños calientes, en los problemas más urgentes y acuciantes que requieren de los Estamos miembros el coraje y la solidaridad suficiente para salvar a la Unión Europea de la irrelevancia o incluso de su propia desaparición: la crisis económica y financiera, el paro juvenil, la agresividad de Rusia, la crisis de los refugiados, los neonacionalismos, el Brexit, la desafección de la ciudadanía, el aumento de la desigualdad, la pobreza…

“Europa 2046. El futuro de un sueño” incluye también el discurso integro que pronunció el Rey Felipe VI en la Eurocámara en Estrasburgo el 7 de octubre de 2015, un discurso profundamente europeísta en el que el monarca apelaba al “apasionante reto de construir también una Europa renovada para un tiempo nuevo en un mundo distinto”

Estructurado en siete apartados, el libro repasa lo conseguido en los 30 años de España tras su adhesión a la Comunidad Europea en 1986, el significado que tuvo para los españoles y para el cuerpo de funcionarios españoles que se abrieron paso en la maraña burocrática de las instituciones comunitarias. Y, del pasado al presente, cinco eurodiputados españoles de diferentes formaciones políticas analizan el futuro de la Unión: Esteban González Pons (PPE), Iratxe García Pérez (PSE), Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), Tania González Peña (GUE) y Josep-Maria Terricabras (VERDES/ALE)

Seguir construyendo Europa y cómo hacerlo es otra de las cuestiones ampliamente tratadas en “Europa 2046. El futuro de un sueño”. Recuperar la confianza de los ciudadanos y su apego al proyecto europeo, recuperar la identidad y la identificación de los europeos con los valores que representa la UE, escuchar a los jóvenes, son exigencias que ya no pueden ignorarse. El coste social de la austeridad para frenar la crisis ha llevado a los ciudadanos a dar la espalda a las instituciones comunitarias y buscar en los gobiernos nacionales la solución a sus problemas, favoreciendo el auge de populismos y nacionalismos exacerbados que han tenido en el Brexit su consecuencia más inmediata.

“Europa 2046. El futuro de un sueño” revisa también los retos pendientes a los que debe enfrentarse la Unión Europea de forma urgente. Entre otros, el desafío de poner en marcha un verdadero mercado único de la energía, mantener la política cohesión para aquellas regiones más atrasadas en un contexto de austeridad financiera, o fortalecer el euro y culminar la unión fiscal. Y, sobre las amenazas exteriores, la crisis de los refugiados o la amenaza del terrorismo yihadista, obligarán a la UE a revisar sus estrategias si quiere dar una respuesta eficaz a riesgos que están haciendo tambalear sus propias estructuras.

Sobre política exterior se analizan cuestiones clave como la importancia de hablar con una sola voz en el mundo o la necesidad de reforzar la cooperación entre la UE y la OTAN; la dificultad de culminar acuerdos comerciales como el TTIP o la importancia geoestratégica de las relaciones con América Latina, el Mediterráneo, Rusia o Turquía.

“Europa 2046. El futuro de un sueño” cierra su recorrido con seis visiones diferentes desde seis puntos clave del planeta sobre la Unión Europea y sus ciudadanos: Estados Unidos, Rusia, China, América Latina, Oriente Próximo y África. Qué somos para ellos, cómo nos perciben, qué piensan de nosotros. Lo escriben corresponsales con una crudeza que sorprende y contrasta con la pasividad de una Unión que aspira a mantenerse como una potencia mundial y un referente en valores y solidaridad.

Se trata, en definitiva de un libro que recoge los puntos de vista y proyecciones de futuro de los mejores expertos posibles y que con toda seguridad servirán de base para futuros debates y reflexiones sobre el devenir de la Unión Europea que el próximo año celebra el 60 aniversario del Tratado de Roma.

Selección de Citas de Autores

Martin Schulz – Presidente del Parlamento Europeo

“Muchos de los problemas que hoy aquejan a los 508 millones de europeos son de dimensión europea o simplemente global, mientras que las respuestas e instrumentos ofrecidos para solucionarlos se constriñen cabezonamente al nivel nacional. Abramos los ojos: esta estrategia miope está abocada al fracaso. Buscar soluciones nacionales a problemas globales condenará a Europa a la irrelevancia. Reitero por tanto mi llamamiento a líderes de los Gobiernos europeos: Dejad de culpar a «Bruselas» de todo lo que no funciona y de apuntaros el tanto de cualquier iniciativa exitosa. Esta dinámica perniciosa solo alienará a la gente del proyecto europeo. La experiencia del Brexit, nuestra más reciente herida europea, debería servir de dolorosa lección. Usemos las lecciones del Brexit para coser juntos una Europa de los veintisiete mejor y más fortalecida. Y en esta labor, España es sin duda un país llamado a desempeñar un papel clave. […] España puede ser el ejemplo. A pesar de las dificultades, los españoles siguen siendo profundamente europeos y claramente europeístas. España es uno de los pocos países de nuestra Unión donde no han cuajado los partidos euroescépticos o de extrema derecha, que emergen en el resto de Europa. Los españoles pueden mostrar el camino a los demás países de la Unión. Europa necesita de sus ideas, de su energía y de su entusiasmo. Porque, en 2046, la Unión Europea será un proyecto solidario o habrá dejado de existir”.

Ramón Luis Valcárcel – Vicepresidente del Parlamento Europeo

Los españoles nos contamos entre los ciudadanos más fieles a la construcción europea. Hemos demostrado una disciplina excepcional para acceder y permanecer en el euro. En su mayoría, los españoles nos oponemos al populismo y a sus consignas simplificadoras. Queremos seguir siendo modernos y europeos. Por eso seguiremos exigiendo, sin duda alguna, una Europa modernizadora, abierta al Atlántico, lo más unida y solidaria posible. Nuestra responsabilidad en Europa crecerá con la salida de los británicos, con el aplazamiento dilatado de la candidatura turca a la Unión y con la marginalización a la que el Gobierno polaco conduce a su país. España es más que nunca uno de los cuatro grandes de la Unión. ¿Hacia dónde quiere España llevar a la Unión Europea? España tiene derecho a hacerse esta pregunta. No es un país ni demasiado pequeño ni demasiado marginal para no hacerla. Ya la ha hecho en el pasado. España representa a una Europa que ha sufrido, que ha peleado para salir de la crisis y que ha conservado intacta su fe europea.

30 AÑOS DE ESPAÑA EN LA UNIÓN EUROPEA

Con la vista puesta en todos los logros obtenidos, dos expresidentes españoles del Parlamento Europeo reflexionan sobre las claves para seguir avanzando en la integración europea. La falta de cohesión interna y de un modelo único de integración, o la crisis existencial del proyecto europeo pueden frenar una trayectoria de éxito o incluso condenar a la UE a la insignificancia.

En este capítulo se analiza también el enorme significado que tuvo para los españoles el Tratado de Adhesión de España a la Comunidad Europea en 1986, las aportaciones al proyecto europeo de los funcionarios españoles en los primeros años de la integración, y la fortaleza del sentimiento europeísta que tienen los españoles a pesar de los recortes derivados de la crisis financiera.

Aportaciones de España a los próximos pasos de la integración europea José María Gil Robles – Expresidente del Parlamento Europeo (1997-1999)

“La orientación de la UE está a mi juicio clara: vamos hacia una unión federal más fuerte que la actual, con muchos más vínculos o lazos que crean solidaridad entre el núcleo duro de sus integrantes, que son la mayoría. Y con la resistencia de algunos, los menos, que preferirían menos unión. No es nada nuevo, sino la tantas veces citada “Europa a dos velocidades” pero con una particularidad: que la gran mayoría no tiene vocación de periferia, si no de núcleo duro”.

Una nueva ambición para superar la crisis existencial del proyecto europeo – Josep Borrell Fontelles – Expresidente del Parlamento Europeo (2004-07)

“Hay que revivir la ambición europea. Europa se enfrenta por encima de todo a una crisis de legitimidad democrática y el mayor reto que tenemos es darle un propósito claro y una visión común que vaya más allá de la economía y las regulaciones. Hace falta un sentimiento de pertenencia, y ese debe construirse desde un proyecto europeo que aporte a los ciudadanos una protección mayor de la que le puede ofrecer su propio Estado-nación”.

La contribución española a la función pública europea – Juana Lahousse-Juárez –Dtra Gral de Comunicación del Parlamento Europeo

“Durante nueve años los españoles y los portugueses fuimos los “últimos en llegar”. Tuvimos que aprender a gestionar la complejidad de trabajar con doce nacionalidades y culturas muy diferentes, el multilingüismo, la cantidad de intereses a veces divergentes que había que conciliar en nombre del interés europeo […] Crecimos en confianza a la vez que España se afanaba en el marco europeo como país serio, comprometido con el progreso económico y social de los ciudadanos europeos, que poco a poco asumía un papel líder en las grandes temáticas en las que disponía de experiencia”.

España, un socio fiable – Victoria Prego- Presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid

Sobre el Tratado de Adhesión de España a la Comunidad Europea en 1986: “Aquel acto fue en realidad la culminación del proceso de transición política a la democracia que se había iniciado en nuestro país tras la muerte de Franco […] Y, sin embargo, solo con la bendición por parte de la Europa libre, solo cuando esa Europa de nuestro sueños abriera las puertas a España y la sentaría en igualdad juntos a los demás Estados democráticos, solo entonces los españoles considerarían que el proceso político del país había terminado. Por esa razón resultó tan importante para los españoles el hecho de su ingreso en la CEE.”

España: 30 años y un test de madurez –Álvaro Imbernón Sáinz – Profesor Estudios Europeos en la Universidad Nebrija e Investigador del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores y ESADE-geo

“España se enfrenta a un nuevo panorama más complejo que supondrá un examen de madurez de su papel en el proyecto europeo. El paso de receptor de solidaridad a contribuyente neto al presupuesto común, una mayor fragmentación política, en nuevo rol del Congreso o los recortes presupuestarios exigidos por la Comisión pondrán a prueba la vocación europea española”.

NUESTRA VOZ EN EUROPA

Eliseo Oliveras, analista de Asuntos Europeos en El Periódico, plantea la misma entrevista a cinco eurodiputados españoles representantes de los principales grupos políticos de la Eurocámara. A pesar de las diferencias y los matices, la conclusión global de los cinco eurodiputados sería, según Oliveras, que “la UE seguirá avanzando en su integración política a los largo de las próximas década, pese a la actual crisis existencial que atraviesa […] Una UE sin una fuerte cohesión política y social interna está condenada a la irrelevancia a nivel internacional”.

Esteban González Pons – Vicepresidente del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo

“De cómo respondamos a los retos, dependerá la supervivencia del proyecto europeo. Soy un europeísta convencido y, por ello, pienso que la UE es y debe seguir siendo un proyecto irreversible. Considero que a los problemas de hoy habrá que hacerles frente con más y mejor Europa. No hay alternativa al proyecto europeo si queremos competir en el mundo”.

Iratxe García Pérez – Grupo de la Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo

“Es esencial reconocer que la política de austeridad de los últimos años no era la solución a la crisis. El control del gasto debe ir acompañado de políticas de crecimiento e inversión. Si se tiene clara la necesidad de un cambio de enfoque, la UE podrá recuperar su papel de potencia económica […] Se están dando pequeños pasos, como el Plan Juncker de inversión, por ejemplo, pero no son suficientes”.

Izaskun Bilbao Barandica – Vicepresidenta del Grupo de Liberales y Demócratas (ALDE) en el Parlamento Europeo

“La fortaleza que tiene el proyecto europeo son sus valores, sus principios y sus estándares. No veo un mundo dominado por China y EE.UU. La UE tiene capacidad para mejorar su liderazgo en el mundo, aunque debemos hacer reformas políticas y económicas. Tenemos que ir cumpliendo los objetivos europeos que nos hemos marcado en empleo, desarrollo industrial, mejora educativa y reducción de la pobreza”.

Tania González Peñas – Grupo Izquierda Unitaria Europea (GUE) en el Parlamento Europeo

“Existe un riesgo de declive, pero es posible realizar cambios políticos que permitan consolidarse como una potencia económica. No debemos imitar a China en los salarios, si no impulsar un proyecto cohesionado con un nivel de vida adecuado. Generar cada vez más desigualdades y bloques entre países europeos nos llevará a una situación económica desastrosa”.

Josep-Maria Terricabras – Vicepresidente del Grupo Verdes-Alianza Europea (VERDES/ALE) en el Parlamento Europeo

“Una cosa es casi segura, se acaba la idea de una UE a la carta en función de los intereses de cada país y espero que en 30 años se haya acabado la Europa a distintas velocidades. Cuando se acabe la reflexión sobre el futuro de la UE, los países que quieran ser miembros deberán aceptar todo o limitarse a ser países asociados como Noruega”.

CONSTRUYENDO EUROPA

Seguir construyendo Europa pasa irremediablemente por recuperar la confianza de los ciudadanos y su apego al proyecto europeo. Recuperar la identidad y la identificación de los europeos con los valores que representa la UE, reconocerles sus derechos, escuchar a los jóvenes, son exigencias que ya no pueden ignorarse. El coste social de la austeridad para frenar la crisis, y la tendencia generalizada de los Estados a culpar a la UE de los recortes, han llevado a los ciudadanos a dar la espalda a las instituciones comunitarias y buscar en los gobiernos nacionales la solución a sus problemas, favoreciendo el auge de populismos, euroescépticos y una nueva ola de discursos nacionalistas exacerbados que han tenido en el Brexit su consecuencia más inmediata.

La Unión Europea, 30 años después – Joaquín Almunia – Ex Vicepresidente y excomisario de Competencia y de Asuntos Económicos y Monetarios

“En los últimos años, el estallido de la crisis financiera y su rápida conversión en una profunda recesión económica no ha hecho sino aumentar los recelos en el seno de la opinión pública hacia todo lo que se debata y decida bajo la niebla de Bruselas. El coste político de las políticas de austeridad ha recaído tanto en los gobiernos que han tenido que aplicarlas como en las instituciones de la UE, en particular la eurozona, en cuyo seno se han adoptado las líneas generales de esa políticas […] Ha aumentado la desafección y se ha extendido la falta de confianza en gobernantes y representantes de las instituciones comunes”.

Una Unión Europea en el filo de la navaja – Pablo Simón- Profesor en la Universidad Carlos III de Madrid

“Hoy los equilibrios políticos nacionales nos empujan cada vez más a pensar que, de abordarse una mayor integración, ésta necesitará de dos niveles. De un lado, lo países del euro que, o bien son capaces de completar una unión fiscal o terminarán abocando a un progresivo descuelgue de sus miembros. De otro, los países de una corona exterior, que mantendrán un trato privilegiado con la UE pero desde unos niveles de autonomía a la carta con los que se puedan sentir cómodos”.

Europa post – Brexit – Salvador LLaudes – Investigador del Área de Europa en el Real Instituto Elcano

“La UE ha de prepararse para lo que viene, aunque conviene no caer en catastrofismos. Los europeístas tienen que demostrar a la ciudadanía que la UE es útil para sus vidas, que se parte de un espacio supranacional para aportar realmente un valor añadido. Para ellos, el foco tiene que estar tanto en la realización de políticas concretas que tengan un impacto en el día a día, como en la construcción de una nueva narrativa […] que ponga en valor la revitalización de los valores europeos, incluyendo el respeto a las minorías, los derechos humanos y la solidaridad. Asimismo, ha de buscar también lograr una mayor cohesión social que reduzca las divergencias entre los Estados miembros y la desigualdad entre los ciudadanos”.

¿Profundización o renacionalización en la UE? El nuevo papel de los Gobiernos – Ignacio Molina – Investigador principal del Real Instituto Elcano y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid

“Profundizar en la integración no pasa hoy por ganar nuevos ámbitos, si no por restablecer ese equilibrio con los Estados y demostrar que, lejos de la idea de sustituirles en el futuro, la UE existe para hacerles mejores y más fuertes. Para que sobrevivan, si bien transformados, y para que compartan ese futuro con el nivel supranacional. Sin jerarquías. Solo así se recuperará la confianza mutua entre instituciones comunes y Estados, entre ciudadanos y gobernantes”.

Euroescépticos y extrema derecha: Europa ante el desafío populista – Xavier Casals – Doctor en Historia por la Universidad de Barcelona

“Para desactivar el atractivo que posee el mensaje de los críticos contra la UE no bastará con recurrir al miedo y enarbolar la disyuntiva «o nosotros o los populistas». Hace falta suscitar una adhesión activa y basada en el atractivo que la Unión ejerce en la ciudadanía. En caso contrario, aunque nunca lleguemos al extremo de ver la desintegración de la UE, quizá sí asistamos al retroceso silente de sus metas y valores, así como al alejamiento ciudadano que observa la UE desde la apatía y la indiferencia. En este marco, la derecha populista podría presionar para abandonar este organismo o renegociar «a la carta» la pertenencia de sus Estados miembros, con el riesgo de diluir el sentido y fines esenciales de la Unión Europea en los próximos 30 años.

La importancia de la identidad europea en una Unión en crisis – Alexandra Sojka – Investigadora en la Universidad de Granada y en Harvard University

“Desde el punto de vista teórico, la existencia de una identidad compartida garantiza que los miembros de la comunidad política seguirán apoyando el sistema, incluso en tiempos de crisis, cuando sus resultados pueden no siempre ser de su beneficio. En consecuencia, la identidad compartida tiene un alto valor funcional para un sistema político. Desde este punto de vista, la existencia de una identificación europea resulta crucial para un apoyo estable a la UE y su legitimidad política […] Los próximos años nos darán la respuesta a la pregunta de cuán fuerte o débil es la incipiente identificación europea que podemos observar hoy en día y hasta qué punto las identidades nacionales pueden ser politizadas con éxito en contra de la UE por la corriente euroescéptica que barre el continente”.

Reconocer al ciudadano europeo por sus derechos – Yolanda Gómez Sánchez – Catedrática de Derecho Constitucional de la UNED y catedrática Jean Monnet, ad personam

“Nada hay más cercano al ciudadano que el reconocimiento de sus derechos. Por eso una ciudadanía fundamentada en un catálogo de derechos, respetado y protegido por las instituciones europeas, es el mejor medio de conseguir y mantener la adhesión de los ciudadanos. Este es, sin duda, el camino; un camino que, sin embargo, exigirá un esfuerzo continuado para que ningún ciudadano europeo quiera dejar de serlo”.

Los cambios en la sociedad europea. La globalización en el centro de la controversia – Pau Marí-Klose – Profesor de Sociología en la Universidad de Zaragoza y Doctor por la Universidad Autónoma de Madrid

“La inexistencia de efectos sociales inequívocos de la globalización, o la variabilidad de consecuencias de la Gran Recesión a lo largo de Europa, no ha sido óbice para que se culpara a la globalización en general y, en particular al proyecto europeo por las manifestaciones más cruentas de la crisis. […] En los últimos tiempos una nueva hornada de agitadores políticos y mediáticos ha intensificado el discurso que hace a la globalización responsable de los males que acarrea la crisis, ofreciendo una respuesta sencilla a las quejas de los segmentos de población más agraviada, insatisfecha con la falta de reflejos del orden establecido hacia sus problemas, riesgos e incertidumbres”.

Importancia de los poderes alternativos en las decisiones políticas de la UE: ONGs, sociedad civil y lobbies – Luis Bouza García – Doctor en Ciencia Política por la Universidad Robert Gordon de Aberdeen

“El actual sistema de intermediación de intereses en la UE se caracteriza por la presencia de gran número de organizaciones y de intereses diversos que de alguna manera pueden controlarse unos a otros, así como por su fuerte grado de institucionalización y dependencia de las instituciones. Los representantes de intereses ciudadanos en Bruselas son, cada vez más, profesionales cualificados en lugar de activistas. Estas organizaciones utilizan fundamentalmente formas de lobbying parecidas a las del resto de grupos y tienen poco contacto con activistas de base o movimientos sociales. Por lo tanto, de algún modo, los intereses corporativos en Bruselas están controlados por defensores de intereses cívicos que sin embargo comparten la misma «burbuja comunitaria»”.

¿Qué piden los jóvenes a la Europa del futuro? – Con Copia a Europa (CC/ Europa) Proyecto fundado y liderado por un grupo jóvenes con un sentimiento común: el europeísmo crítico

“Nuestra generación no sólo le pide a la Unión que avance hacia una Europa que funcione, una que realmente pueda hacer frente a los problemas que nos acechan y que ya no tienen solución desde las capitales nacionales. Le pide a la Unión que trabaje por ganarse una legitimidad no sólo de ejercicio, sino también de origen. Nuestra generación está acostumbrada a votar en las elecciones al Parlamento Europeo. Votar para algo que excede nuestras fronteras, en Europa, no es «marciano». Pero queremos que nuestra voz se escuche en Bruselas y Estrasburgo de una forma más transparente y efectiva”.

PARLAMENTO EUROPEO: UN PAPEL REFORZADO

Uno de los grandes retos que tendrá el Parlamento Europeo en los próximos años será demostrar la fortaleza y eficacia de la democracia parlamentaria frente a la vía del referéndum que podría dinamitar el proceso de construcción europea. Otro reto urgente será mejorar el funcionamiento de la UE aprovechando todo el potencial del Tratado de Lisboa, para lograr una Europa más eficaz, menos burocrática y sobre todo cercana a los ciudadanos. Una Unión que neutralice las medias verdades o las mentiras sobre las que se construyen los discursos populistas con una información de calidad, rigor y transparencia. En este capítulo se analizan además las diferentes elecciones al Parlamento Europeo, y la importancia que tuvieron los comicios de 2014 entendidos como el primer paso hacia el parlamentarismo europeo.

El Parlamento Europeo en perspectiva – Enrique Barón Crespo – Expresidente del Parlamento Europeo (1989 – 1992)

“La gran cuestión democrática a resolver es si seguimos pensando que la democracia representativa es el mejor medio para gobernar y decidir juntos los 440 millones de europeos de 27 Estados. Considerar como un axioma indiscutible que la vía referendaria es más democrática y superior a la parlamentaria sería una enmienda a la totalidad de los tratados, que haría inviable la construcción europea. El recuerdo en Alemania de su último plebiscito de 1933 les ayuda a no repetirlo. El arma del referéndum debe ser utilizada con cuidado para no convertirla en una ruleta rusa que destruya el proyecto más noble de Europa”.

Recetas para salir de la crisis. El potencial del Tratado de Lisboa – Elmar Brok - Eurodiputado alemán del grupo PPE

“Ha llegado el fin de una Unión de veintiocho países con el principio del veto, porque la historia nos enseña que la Unión Europea solo avanza cuando se aplica el método comunitario y, en el marco de ese método, la decisión por mayoría. El principio del veto es el del bloqueo y del pensamiento negativo. Es el principio del chantaje, ya que uno se hace «pagar» de otra forma el hecho de no utilizar su veto. En cambio, la decisión por mayoría es el modo de poner a todos bajo presión y obligarles a buscar un compromiso. Es decir, que la decisión por mayoría no es una imposición unilateral de intereses, sino la forma de hacer posible un compromiso en este contexto europeo”.

Los retos de la información europea en un mundo en rápida transformación – Jaume Duch Guillot – Portavoz del Parlamento Europeo

“Información de calidad, rigor y transparencia son los mejores antídotos contra la simplificación, las medias verdades o las mentiras sobre las que muchas veces se construyen las tesis de los populistas y de los eurófobos. El triste capítulo del Brexit es el ejemplo más meridiano posible de cómo décadas de escasa o mala información sobre la realidad de la Unión Europea pueden causar un perjuicio extremo. La imagen distorsionada que de los temas europeos se ha dado desde hace tiempo en una gran parte de la prensa británica es, sin lugar a dudas, parte de la explicación del giro antieuropeo de muchos políticos británicos, precediendo o acomodándose, según los casos, a una opinión pública carente de referentes sólidos sobre qué es y qué no es, qué hace y qué no hace la Unión Europea”.

Las elecciones al Parlamento Europeo. Evolución de las campañas electorales – Dídac Gutiérrez-Peris – Director de Investigación y Encuestas en el Instituto Viavoice de París

“En definitiva, en apenas 35 años, el cuerpo electoral europeo se ha agrandado casi un 80%, pasando de 191 millones de electores a más de 341 millones. En ese período la CEE pasó a ser la UE, se dio luz verde al euro, a la política europea de seguridad y defensa y al procedimiento legislativo ordinario para la adopción de leyes conjuntamente por la Comisión, el Parlamento y el Consejo. Hoy, un eurodiputado de 1979 sería incapaz de reconocer los poderes, las funciones y el rol de la institución en la que trabajó. En ese sentido, parece más oportuno decir que en el caso del Parlamento Europeo ha habido ocho elecciones distintas, en vez de ocho elecciones seguidas”.

EUROPA 2046: RETOS PENDIENTES

Muchos son los retos a los que debe enfrentarse de forma urgente la Unión Europea en los próximos años. Destacan la necesidad de poner en marcha un mercado único de la energía, mantener la política de cohesión para aquellas regiones más atrasadas, fortalecer el euro y culminar la unión fiscal. Pero además, la UE debe reforzar los sistemas de protección social para ofrecer alternativas a los jóvenes y acercarse a los ciudadanos con medidas como un subsidio por desempleo europeo o rentas mínimas garantizadas.

Respecto a las amenazas exteriores, la crisis de los refugiados obligará a la UE a replantearse la crisis de solidaridad que vive en estos momentos y a revisar los acuerdos de Tampere, que establecían entre otras cosas un sistema europeo común de asilo. Y finalmente, la amenaza del terrorismo yihadista y el fenómeno de la radicalización obligará a los Estados miembros a colaborar más estrechamente, no solo entre sus policías, también las agencias de inteligencia, y a plantearse la creación de un FBI a la europea.

Retos energéticos y climáticos de los próximos 30 años – Miguel Arias Cañete – Comisario de Acción por el Clima y Energía

“Durante los próximos 30 años, para contribuir a una Europa fuerte en la que España siga sumando, nos hemos fijado como prioridad que la energía en que se sustenta nuestra economía sea una energía segura y cada vez más renovable y sostenible. Y para ello necesitamos un mercado verdaderamente integrado en el que la energía fluya libremente y no tropiece con las fronteras nacionales. Un mercado plenamente integrado movilizará inversiones en todo el continente, aumentará la competencia transfronteriza, permitirá que la energía limpia que no se consume en un país sea aprovechada en otro, facilitará el avance de las energías renovables y todo mientras ganamos en resistencia ante las amenazas exteriores y en seguridad energética”.

30 años de la adhesión a Europa – Margaritis Schinas – Portavoz principal y Director General adjunto de la Dirección General de Comunicación

“España es el cuarto mayor beneficiario de Horizonte 2020, el programa de investigación e innovación más ambicioso del mundo, con casi 77.000 millones de euros de financiación pública para el período 2014-2020. La Unión seguirá invirtiendo en los investigadores españoles. […] Hoy, como hace 30 años, el sueño español es inseparable de Europa, exactamente igual que Europa sería difícil de imaginar sin su pilar ibérico. Durante los próximos treinta años España se mantendrá sin duda fiel a su compromiso con nuestra aventura europea común”.

La política de cohesión europea, factor clave del desarrollo de España y de su integración en Europa – Aránzazu Beristain Ibarrola – Directora de la Representación de la Comisión Europea en España

“La política de cohesión no solo ha contribuido decisivamente a la convergencia durante los años de expansión, sino que además ha limitado el impacto negativo del estancamiento durante la crisis. Hay que destacar igualmente que la política de cohesión, además de contribuir ampliamente a apoyar la inversión en términos financieros –aportando fondos–, garantiza también un alineamiento de la financiación pública y privada nacional con aquellas prioridades de la Unión Europea que ofrecen un mayor potencial de crecimiento inteligente, sostenible e integrador a medio y largo plazo, capaz de generar mayores niveles de empleo, productividad y cohesión social”.

Hacia la Unión de la Energía en Europa: retos y papel de España – Borja Prado Eulate – Presidente del Club Español de la Energía

“Algunas de las características del sistema energético español hacen que nuestro país pueda constituir una pieza clave para lograr los objetivos que persigue la UE. Por un lado, el sistema gasista español es de los más diversificados del mundo y cuenta con un nivel muy alto de seguridad de suministro. Esto se ha logrado gracias a nuestra situación geográfica, y a las excelentes infraestructuras de las que disponemos, consecuencia de las importantes inversiones realizadas. Esta circunstancia, junto con la reciente puesta en marcha del hub de gas y su desarrollo en los próximos años, podría convertir a nuestro país en una herramienta fundamental para aportar una mayor seguridad de suministro para los países de Europa”.

Retos para la Unión Económica y Monetaria – Federico Steinberg – Investigador principal de Economía y Comercio Internacional del Real Instituto Elcano y profesor en la Universidad Autónoma de Madrid

“Las vulnerabilidades del proyecto de integración europeo son claras: un euro mucho más frágil de lo que se pensaba, una legitimidad cuestionada por sus ciudadanos, una solidaridad interna tensada por intereses nacionales divergentes y narrativas contrapuestas sobre los orígenes de la crisis […] Sin embargo, esas debilidades encierran también la posibilidad de una fortaleza futura. La certeza del gran daño que puede causar a los países europeos –incluidos los más fuertes– la ruptura de la moneda única y la inseguridad o irrelevancia a las que puede conducirles mantener una acción exterior fragmentada en un mundo inestable y relativamente hostil hacia sus valores, debería suponer un acicate para avanzar de manera más ambiciosa en la integración”.

Empleo y política laboral en la UE – Daniel Pérez del Prado – Profesor de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad Carlos III de Madrid. Doctor en Derecho y Economía

“En el plano estrictamente social, contribuyendo a reforzar la protección social de la ciudadanía europea de una forma real y efectiva, han surgido interesantes debates acerca de la viabilidad de un subsidio por desempleo europeo o de rentas mínimas garantizadas, cuya materialización resulta sin lugar a dudas imprescindible en un momento en que se busca revitalizar la cara humana de la Unión. De hecho, mucho del desafecto de buena parte de la ciudadanía europea hacia el proyecto común viene dado por la falta de contraprestaciones ante las cesiones en el ámbito social y de condiciones de trabajo en aras de una mayor flexibilidad”.

Política europea de cohesión: una prioridad para España – Vasius Margaras – Analista político en asuntos de Política Regional Europea en el Servicio de Estudios del Parlamento Europeo

“España puede jugar un papel importante en el futuro de esta política. Es en su interés propio que esta política mantenga la importancia y el peso presupuestario que tiene actualmente. España puede liderar a los países menos desarrollados del sur y del este de Europa hacia mayores reivindicaciones económicas y sociales. Además, hay que defender el carácter de la política de cohesión como un instrumento básico de cohesión territorial. En este sentido, hay que repensar de nuevo la condicionalidad macroeconómica y buscar medidas para ayudar más a las regiones de bajo crecimiento y asegurar que sigan recibiendo un apoyo adecuado a sus necesidades”.

Solidaridad, palabra clave – Cristina Ares Castro-Conde – Profesora de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela

“La crisis de los refugiados y el desafío populista son dos caras de un mismo fenómeno, producto del abandono de las élites nacionales y europeas a sus ciudadanos, subjetivamente amenazados por la globalización y el proceso de integración. España puede seguir aportando ideas en materia de control de fronteras y, a pesar de tener menos experiencia que otros Estados miembros, está en condiciones de poner en valor buenas prácticas de integración en su territorio. Este país carece de una derecha populista y euroescéptica. Tendría interés igualmente profundizar y aportar un discurso no solo académico si no también político sobre el fracaso del antielitismo en España para contribuir a dar respuesta a esta amenaza a escala europea”

La Unión Europea y los sistemas de protección social nacionales tras la crisis – Eloisa del Pino – Científica titular del Instituto de Políticas y Bienes Públicos – CSIC

“La crisis ha puesto de manifiesto el sesgo generacional de la protección social europea a favor de los mayores y su escasa capacidad de respuesta para los jóvenes y las familias con hijos. De hecho, el gasto público en mayores ha crecido en prácticamente todos los países europeos. Sin embargo, el gasto en políticas dirigidas a los niños y las familias, en educación y en sanidad se ha recortado especialmente en los países en el sur, los bálticos y otros países del este. Esta es una de las causas de que efectivamente, la brecha entre jóvenes y mayores sea más amplia en los países del sur, donde muchos de sus jóvenes han tenido que emigrar”.

¿Un espacio europeo más libre, seguro y justo? – Gemma Pinyol-Jiménez – Investigadora asociada de GRITIM-UPF y miembro de Instrategies

“Mientras miles de personas malviven y mueren diariamente en las fronteras europeas, la construcción del sistema común de asilo se deconstruye, a la vez que crece la desafección con el proyecto comunitario. Además, acuerdos como el alcanzado con Turquía, han puesto de relieve la facilidad con la que los Estados miembros olvidan los compromisos internacionales –como el principio de non-refoulement, por ejemplo– y normalizan los discursos xenófobos y criminalizadores contra las poblaciones refugiadas”.

Sistema de asilo: hacia un marco común de la UE para el reasentamiento de refugiados – Fragmento del Informe “Resettlement of refuguees: EU framework” publicado en octubre de 2016 por el Servicio Documentación del PE. Autora: Ana Radjenovic

“El actual marco de reasentamiento no implica utilizar normas y procedimientos comunes. Se trata sobre todo de una recopilación de programas y procedimientos nacionales o multilaterales existentes y que, en lo que respecta a los refugiados sirios, se aplican ya en 20 Estados miembros. Tampoco existe un calendario establecido por el que deberá concluirse el proceso de reasentamiento, mientras que los Estados miembros varían en la manera de declinar sus programas y prácticas, tales como los criterios de selección, la duración de los procedimientos, la asistencia antes de su salida, las herramientas de integración, el estatus concedido a las personas admitidas, los permisos de residencia o el número de destinos disponibles para el reasentamiento”.

Terrorismo, Schengen y seguridad interior – Camino Mortera Martínez – Investigadora en el Centre for European Reform

“Una base de datos solo es útil si las autoridades competentes registran la información pertinente. Y aquí aún queda mucho camino por andar: tanto las policías de los Estados miembros como sus mucho más reticentes agencias de inteligencia son reacias a compartir toda la información de la que disponen, muchas veces por miedo a que dicha información no sea gestionada de manera correcta por las autoridades de otro país. […] Lo que está claro es que los países de la UE no pueden continuar con este experimento ad infinitum: sin una política común de seguridad (y eso incluye una estrecha colaboración entre policías y servicios de inteligencia de toda Europa), Schengen podría llegar a tener los días contados”.

Apuntes de una experiencia local: cómo evitar la radicalización – Bart Somers – Alcalde de Mechelen (Malinas, Bélgica) desde 2001

Primero se distancia uno de los amigos no musulmanes. Después, de los amigos musulmanes, porque no siguen la versión correcta de su credo. Por último, de la familia, los amigos, el padre y la madre. Una vez que alguien está obnubilado por una idea es difícil apartarle de ella. Ese proceso de aislamiento dificulta aún más llegar a esas «víctimas» […] Los entes locales cuentan con instrumentos imprescindibles para elaborar una política de desradicalización firme y preventiva, obrando en pro de una sociedad incluyente en la que todos y cada uno de nosotros seamos ciudadanos de primera categoría y en la que exista espacio suficiente para la identidad de cada cual. Y creando una red que desmonte esa visión simplista y maniquea”.

EUROPA, UNA VENTANA ABIERTA AL MUNDO

La necesidad de mejorar la política exterior de la UE para mantener su responsabilidad como actor global y el posible refuerzo de la cooperación con la OTAN son dos de los aspectos destacados en este capítulo, junto con las complicadas pero necesarias negociaciones para cerrar el acuerdo comercial TTIP. Respecto a las relaciones estratégicas, para la Unión Europea es de vital importancia cuidar las relaciones bilaterales con los países de su entorno. Con Rusia, las ya de por si difícil diplomacia, se ha visto complicada aún más por la crisis de Ucrania. Turquía, por su parte, sigue siendo un problema para la UE y la OTAN sin que de momento se haya definido una unidad de acción atlántica y europea. Preocupa también la deriva del otro lado del Mediterráneo donde la situación es más complicada que nunca. Y, en el caso de América Latina, España debe liderar la iniciativa para incorporar como socio estratégico a una de las áreas del mundo con más posibilidades de futuro.

La urgente necesidad de mejorar la política exterior - Xavier Vidal-Folch – Periodista y fundador del Global Editors Network

“En cualquier caso, el reforzamiento del pilar europeo defensivo debería realizarse en el marco de la pugna por restaurar algunos equilibrios perdidos o desgastados de la Unión entre las libertades y la seguridad, entre los derechos y los deberes, entre la competitividad y la cohesión, entre lo privado y lo público, entre lo monetario y lo económico, entre lo económico y lo social; porque, al cabo, la ciudadanía europea necesita una Unión efectiva, pero también afectiva, que demuestre cotidianamente su pasión por comprender y contribuir a resolver los problemas concretos de los ciudadanos concretos, sobre todo de los más vulnerables, abandonados y amenazados”.

Hacia la Europa de la defensa sin ejército europeo – Miguel Ángel Benedicto - Periodista, profesor de Relaciones Internacionales de la UE y secretario general del Movimiento Europeo en España

“Europa necesita una arquitectura de seguridad más ambiciosa que dé un impulso político a la UE que la haga compatible con la OTAN, revitalice a la OSCE y mejore las relaciones con Rusia y permita afrontar con garantías, gracias a la nueva Estrategia Global, el terrorismo, la crisis de refugiados, la guerra híbrida o el cambio climático. Una UE que puede aportar su “know how” como potencia civil para solventar esos problemas para los que no bastan solo medios militares. Los retos globales que enfrenta la UE requieren una mayor unión política. De aquí a 30 años, Europa será más federal, con varias velocidades en lo económico y, muy probablemente, con una arquitectura de seguridad más ambiciosa y una especie de Schengen de la defensa”.

El TTIP: un acuerdo difícil pero necesario – Miguel Otero Iglesias – Investigador principal para la economía política internacional en el Real Instituto Elcano

“El proyecto es quizás demasiado ambicioso, el contexto social no es el más propicio y las diferencias culturales y administrativas entre EE.UU. y la UE son importantes. Sin embargo, el TTIP es demasiado valioso para dejar que fracase. Los países y los ciudadanos de la UE tienen dos opciones: o ensimismarse y encerrarse frente al desafío de la globalización, pensando que así vamos a preservar nuestro modelo, lo que presumiblemente aceleraría el declive económico, político y social de este continente, o intentamos convencer a nuestros socios internacionales de que nuestro modelo de regulación del capitalismo es el más acertado, aunque tengamos que ceder en algunos aspectos”.

Europa, América, 2046 – José Herrera – Director Internacional de la Fundación FAES

“España debe principalmente convertirse en el adalid de la incorporación de América Latina a un vínculo atlántico en el que habitualmente solo se contemplan dos polos, Estados Unidos y la Unión Europea. La cuenca atlántica, es mucho más que un concepto geográfico y constituye un vínculo de oportunidad al incorporar como socio estratégico a una de las áreas del mundo con más posibilidades de futuro, como es América Latina”.

¿Hacia una nueva política mediterránea? – Ana Gallo Álvarez – Representante de la Comisión Europea en Bagdad (2004-2006) entre otras. Dirige su propia consultora GlobalChange Strategies, especializada en comercio y política internacional

“Veinte años después del lanzamiento del proceso de Barcelona, la situación en el Mediterráneo es más complicada que nunca. El sueño de un espacio de cooperación e integración a imagen y semejanza del modelo europeo se ha venido abajo. La ribera sur ha dejado de mirar hacia Europa e incluso, en los casos más optimistas de democratización y reforma, intenta encontrar su futuro, si no ya de espaldas a Europa, sí aspirando a una menor interdependencia. Marruecos mira hacia el África subsahariana francófona, Túnez o Egipto hacia el Golfo. […] España está obligada a jugar un papel de liderazgo en la definición, promoción y puesta en marcha de esas políticas por la experiencia que le da su posición geográfica y sus relaciones tradicionales con la zona, sobre todo con Marruecos. No es un papel fácil, pero es ineludible”.

La UE y su Asociación Oriental: el vecindario compartido con Rusia – Javier Morales Hernández – Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid.

Paralelamente a las ampliaciones, la UE se preocupó también de establecer una relación bilateral con Rusia en la que pudieran discutirse los asuntos que afectaban a ambas partes, aunque con una intencionalidad meramente consultiva, sin conceder a Moscú un voto en las decisiones comunitarias […] Sin embargo, en la percepción de los dirigentes rusos, este avance de las instituciones occidentales hacia sus fronteras no hacía sino agravar su sentimiento de humillación, al poner de manifiesto su impotencia para detenerlas; una opinión que siguen compartiendo Putin y sus partidarios hoy en día. Para ellos, la ampliación hacia el este de la UE se explica solo en el marco de esta competición geopolítica de la mano de la OTAN y no como un proyecto de integración voluntaria basado en valores comunes”.

Turquía. En busca de una incierta identidad – Florentino Portero – Profesor titular de Historia Contemporánea en la UNED

“Turquía va a seguir siendo un problema para la Unión Europea y para la Alianza Atlántica por su islamismo y por lo errático de sus posiciones internacionales. Va a tensar la situación en el interior y no está claro que acabe siendo un actor constructivo en la crisis de Oriente Medio. Si Irán consigue consolidar su área de influencia desde el Mediterráneo oriental hasta el Golfo Pérsico, Erdogan se verá en la obligación de renunciar a algunas de sus ensoñaciones neoimperialistas y buscar un entendimiento con Irán y con Rusia, de hecho sus principales rivales, en cuyos brazos cayó por imprudencia y falta de visión. Los kurdos, una vez más, podrían ser la moneda de cambio. Estados Unidos y la Unión Europea deberían ser capaces de actuar en estas circunstancias para fortalecer las fuerzas prooccidentales en Turquía. Sin embargo, para ello haría falta un liderazgo y una voluntad que hoy no encontramos”.

Activismo y héroes ciudadanos: el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia

“Desconocemos qué conflictos amenazarán el mundo en 2046, pero sí sabemos que, allá dónde se sufran, habrá héroes anónimos, vecinos y ciudadanos dispuestos a levantar la voz contra las injusticias. Y el Parlamento Europeo seguirá apoyándoles con su nominación, poniendo su atención en el conflicto y en cada injusticia. Porque, a veces, son los taquígrafos y la luz de los focos la mejor herramienta con la que contamos para frenar los abusos de poder y las violaciones de los derechos de las personas”.

¿CÓMO NOS VEN LOS DEMÁS?

Seis visiones diferentes desde seis puntos clave del planeta sobre la Unión Europea, y sus ciudadanos: Estados Unidos, Rusia, China, América Latina, Oriente Próximo y África. Qué somos para ellos, cómo nos perciben, qué piensan de nosotros. Lo cuentan periodistas y corresponsales con una crudeza que sorprende y contrasta con la pasividad de una Unión que aspira a mantenerse como una potencia mundial y un referente en valores y solidaridad.

UE- EE.UU.: Vecinos de una difusa casa común – Felipe Sahagún – Periodista y profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid

“Para los más conservadores, Europa (la distinción entre Europa y UE escapa a casi todos) tiene mucho que aprender todavía de los EE.UU. Para los liberales, los EE.UU. ganarían siguiendo muchas de las reformas sociales europeas del último siglo. Mientras China, Rusia o Japón inspiran más miedo y desconfianza que admiración, los europeos siguen siendo, en lo bueno y en lo malo, vecinos de una difusa y mutante casa común. Más por valores, juicios y prejuicios con siglos de historia que por lo que haga o dejen de hacer hoy la UE y sus países miembros”.

Rusia y Europa, una historia de atracción y desconfianza – Carlos Franganillo – Periodista de TVE, corresponsal en Moscú entre 2011 y 2014

“En los últimos años, especialmente cuando el rublo gozaba de mejor salud, millones de rusos pasaban sus vacaciones en Europa y los más pudientes adquirían propiedades en Londres o acudían a clínicas alemanas a tratar sus enfermedades. Europa era y es referencia positiva y de modernidad para Rusia. Pero esa atracción no se refleja actualmente en las encuestas y la imagen que los rusos tienen de Occidente —también de la UE— ha caído en picado desde 2013 a la vez que se ha disparado la tensión política entre Moscú y las capitales occidentales. Según un estudio del centro Pew Research, en 2015 seis de cada diez rusos tenían una visión desfavorable de la UE (en 2011 el 64% tenía una visión positiva), siendo Alemania el país mejor valorado con un escuálido 35% (en 2011 el 78% de los rusos veían a Alemania de un modo positivo).”

Europa: mito y objetivo para China – Rafael Cañas – Delegado de la Agencia EFE en Pekín desde 2014

“Para las grandes empresas chinas, Europa es un objetivo cada vez más apetitoso. La crisis económica que ha azotado a muchos países de la UE ha abierto muchas oportunidades ante el surgimiento en el país de los dragones de enormes gigantes corporativos, a menudo estatales, que buscan extender su influencia internacional. Europa es ahora un campo de batalla empresarial, con compras e inversiones multimillonarias por parte de las compañías chinas. Desde fabricantes de robots industriales hasta cadenas de hoteles o procesadores de alimentos, las compras chinas en Europa no parecen tener límite. También están las operaciones de prestigio: hacerse con un equipo de fútbol o una antigua bodega de vino en Europa da lustre a su comprador chino”.

América Latina: Europa en el corazón y en el bolsillo – Carmen de Carlos – Corresponsal de ABC con sede en Buenos Aires, desde donde cubre la información de América Latina

“El Caribe con Venezuela y Colombia poco tiene que ver con el Pacífico andino de Ecuador, Perú o Chile, ni este se parece al Atlántico, pero en todos los países bañados por estas aguas y en aquellos que las miran desde el interior, se identifica, con mayor o menor conocimiento, a la Unión Europea con dinero, desarrollo, modernidad, cultura, avalancha de migrantes y… ruptura. […] Esta crisis (la de los refugiados) hizo saltar por los aires la idea de una UE capaz, preparada, sólida y solidaria para enfrentarse a problemas humanitarios. Está en manos de la UE saber explicar y comunicar a Latinoamérica lo que hace, lo que no hace y lo que será capaz de hacer en los próximos 30 años”.

Oriente Próximo: La Europa de las oportunidades perdidas – Mónica García Prieto – Corresponsal especializada en Oriente Próximo desde 2002

“Su percepción de Occidente y muy especialmente de Europa, de las libertades y de los derechos inherentes a los individuos, solía ser idealizada de forma casi irracional, tan superlativa como sería la decepción que sufrirían cuando los pueblos árabes se levantaran en busca de derechos fundamentales para toparse con la indiferencia del mundo. Sólo querían acercarse un poco al ideal europeo, respetando sus propias identidades culturales, y trabajar por un futuro mejor que les llevara a un modelo de convivencia, tolerancia y libertades similar al que disfrutamos en el viejo continente. Querían tener derecho a labrarse un futuro sin miedo. De ahí la decepción al constatar que la Unión Europea les volvía la cara”.

África: Barça o Barsakh – Xavier Aldekoa – Corresponsal de La Vanguardia en África y director de la sección semanal Sonidos de África en RAC-1

“Antes de zarpar en un cayuco rumbo a Europa, de subirse en un autobús desvencijado para atravesar el Sahel o incluso cuando ya estaban encaramados a las vallas fronterizas españolas, a un paso de su nueva vida, aquellos jóvenes repetían ese lema una y otra vez, en una suerte de catarsis grupal para vencer los temores. Barsa wala Barsakh podría traducirse como «Barcelona o la muerte (o el infierno)». Barcelona –aquí como sinécdoque de la Unión Europea– era para miles de jóvenes subsaharianos El Dorado, la posibilidad de un futuro mejor o de huir de la violencia, la pobreza o la desesperanza. Hasta ahora, la respuesta principal ha sido levantar muros más altos y colocar concertinas más afiladas. Los miles de muertos olvidados en el Mediterráneo o en las arenas del Sahel ponen a Europa, un proyecto con la libertad y los derechos humanos en sus cimientos, ante una encrucijada: en nuestra mano está ser valla o ser puente de esos deseos de una vida mejor”.

Vídeo completo de la presentación